Apple gana, Samsung pierde…¿y el cliente?

Mucho se ha escrito sobre esta sentencia, en la que el gigante americano vence a su gran competidora asiática en las demandas puestas por infringir patentes de Apple.

Ya sin entrar en el tema de si esta sentencia me parece justa o no, me gustaría analizar la influencia del marketing de estas potencias en sus clientes, y como consiguen que estos, con sus medios, se enfunden la armadura y el hacha y libren una particular batalla por defender la postura de la empresa que fabrica su móvil. En resumidas cuentas, los archiconocidos por ‘fanboys’. Unos se congratulan por la victoria, y otros entran a discutir y criticar la sentencia, a veces rozando un preocupante fanatismo. Como si Apple o Samsung les dieran de comer.

Cada persona es diferente, por lo que cada uno tendrá sus preferencias. El tópico más habitual en esta batalla iOS vs. Android (pese a no estar Google implicada en la sentencia, muchos piensan que también se verá muy afectada), unos ofreciendo un trato exquisito de imagen y vídeo, y el otro ofreciendo una gran personalización del terminal. Dejo aparte el tema del precio de cada dispositivo. Por ello cada persona no debería sentirse ni superior ni inferior con el móvil que tiene respecto al de los demás, es de suponer que cada persona coge el móvil que mejor se adecúe.

La sentencia no favorece al consumidor final, mire por donde se mire. Sobre todo en el apartado de infracción de patentes de software (163, 7469381 o 7844915). A Apple le ha supuesto una victoria moral más que económica (a pesar de lo grande que pueda parecer esta cifra, a Samsung no la va a volver más pobre, y de Apple que decir…).

Samsung, HTC, Sony y otros gigantes de la tecnología van a tener que exprimirse el cerebro unos cuantos meses para solventar el muro en que se han convertido las patentes de software con el que Apple marca su territorio. Cada fabricante por tanto, tendrá su propio método de desplazamiento por la pantalla además de otros conceptos gestuales que todos tenemos asimilados a cualquier smartphone o tablet. Por tanto, cualquier cambio de nuestra marca de móvil puede traducirse por un incómodo proceso de aprendizaje.

Otra de las grandes consecuencias va a ser seguramente la ralentización del lanzamiento de otros SO aun en desarrollo, como Firefox OS, que seguramente tendrá que revisar algunos conceptos protegidos por esta sentencia con los que empezó a trabajar.

Por todo ello, sigo sin comprender a los que celebran esta sentencia, cuando son siempre la parte perjudicada. Menos variedad en el mercado de productos competitivos, dando lugar a un incremento de precio y un frenazo en el desarrollo de móviles inteligentes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexions, Technology y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s